jueves, 13 de julio de 2017

Portfolio de Jessica Martínez Olmos

¡Saludos, camaradas artistas!

Me gustaría compartir con vosotros, para comenzar con buen pie la resurrección de este blog, mi portfolio. Quienes me conocéis de antes, sabréis que ya tenía cuenta en Domestika desde hace siglos, e incluso en Behance (aunque no me meto ahí desde hace tres años o así...), pero tras el curso que estudié el año pasado decidí dar un paso más allá.

Dado que mis conocimientos como artista se han expandido y ahora abarcan también los campos del diseño gráfico y la animación flash, e incluso la edición de vídeo y de sonido (sin embargo, a causa de la escasa capacidad de la RAM de mi portátil, no puedo trabajar en ello), decidí abrirme un perfil en Weebly. Weebly no es la página más conocida para portfolios de artistas, pero soporta el formato SWF, lo cual satisfacía mi necesidad principal, y además ofrece opciones muy chulas para personalizar la página con el método drop & drag.



Las amplias opciones de personalización te permiten no sólo contar con esta plataforma para crear tu portfolio, también funciona como página web en sí. Cuenta con numerosas plantillas y modalidades para cada apartado dentro de tu página, dependiendo del tipo de contenido que vaya a tener. Y sí, lo del encabezado es un menú desplegables (el paraíso, vaya):


Yo uso la página principal (home) como presentación, e incluso incluyo un pequeño espacio en el que muestro algunas de mis fotografías, aunque por el momento no planee hacer nada grande con ellas.

A continuación, podéis encontrar todas mis muestras de trabajo organizadas por categorías. Ilustración, diseño gráfico, animación... Y en un futuro, cuando tenga una cámara buena, planeo incluso añadir la categoría "fotografía".


Entre dos mundos merecía una categoría propia, por supuesto.


Como podéis ver, he optado por un diseño muy visual. Sin apenas texto salvo en la introducción, y con imágenes que ocupan el ancho completo de la página. Al fin y al cabo, lo importante son mis obras, y estas poseen muchos detallitos y un colorido llamativo, factores que pretendo aprovechar para captar la atención del público.


Esta es una de las novedades entre mis habilidades y por eso quería incluir un pantallazo. He aprendido a hacer animaciones flash, tanto normales como interactivas, y aunque tengo poquitas porque el tiempo no me permite dedicarme a ello (al fin y al cabo, prefiero centrarme en lo que mejor domino por ahora), me gustaría que les echaséis un vistazo. ¡Comprobad qué ocurre cuando pasáis el puntero del ratón sobre el moflete de Debbie!


También incluyo enlaces directos a las páginas de los proyectos en los que he participado, tres de los cuales están siendo llevados a cabo por mi amigo y escritor Juan de Argaño, a quien aconsejo que sigáis y cuyas obras recomiendo que leáis si os gusta la novela negra (yo personalmente soy más fan de su literatura infantil, es lo que tiene seguir siendo una niña...).


Dejando atrás el apartado del portfolio, he incluído una página en la que podéis encontrar muestras físicas de mi trabajo. Ver mis dibujos digitales en pantalla está muy bien, ¡pero saber que quedan muy bien en forma de camisetas, libros, chapas, cartas, y pósters ayuda bastante!


También tengo una página en la que hablo de forma un poco más extensa de mí misma y que tiene diseño de blog, pero no la utilizo demasiado. Y luego, para terminar, tengo un formulario con el que podéis poneros en contacto conmigo (sigo prefiriendo que utilicéis el correo, pero bueno). Aunque si scrolleáis hacia abajo del todo en todas y cada de las páginas, os daréis cuenta de que he incluído este formulario en todas partes.

¡Pues este es mi nuevo portfolio! Naturalmente, lo actualizo cada vez que termino un nuevo dibujo, e iré borrando algunos viejos que ya no me gusten tanto cuando la página se sobrecargue. Agradecería que le echaseis un vistazo, que las visitas me ayudan a aparecer en los primeros puestos en Google.


Lo comparto con vosotros para que lo difundáis, para que compartáis vuestra opinión, y por supuesto, por si os sirve también para vuestros portfolios. A mí personalmente me agrada más que Domestika (a pesar de la apabullante popularidad de esta última) por su flexibilidad y su variedad de opciones a la hora de personalizar la página. Así que yo, como ilustradora, os la recomiendo.

¡Aprovechemos también esta entrada para proponer distintas plataformas idóneas para portfolios! Quiero saber cuáles son vuestras favoritas y por qué. Me estoy planteando hacerme una página web con dominio propio cuando tenga más dinero (casi todos los grandes artistas del momento tienen página propia...), pero tengo que seguir investigando antes de cerciorarme de que me rentará. Ya veremos.


¡Muchas gracias por leerme, artistazos! ¡Pronto más entradas, que hay mucho de lo que hablar! ♥

miércoles, 12 de julio de 2017

La vida adulta es el peor enemigo de la creatividad

¿Qué hay, colegas artistas?

¡Cuánto tiempo! Regresar después de casi dos años inactiva prometiendo muchas nuevas entradas y volver a desaparecer tras haber publicado sólo una debe de dar una imagen pésima de mí, ¿verdad...? ¿Pero y qué esperaba, teniendo ya casi 25 años?

Inmediatamente después de mi lastimoso intento de retomar este blog, hace poco más de un año, mi vida se puso en movimiento y comencé un curso (de estos del paro, ya sabéis, súper glamurosa yo) que me mantuvo ocupada unos cuantos meses. A continuación, prácticas. Y después... Desazón y frustración por seguir siendo incapaz de encontrar trabajo. Todo esto con rupturas e inicios de nuevas relaciones de por medio.

Lo que vengo a decir es que la vida adulta es una soberana mierda (guau, menuda revelación, he descubierto América). Sobre todo si eres artista. Ya seas dibujante, escritor, fotógrafo, diseñador, animador, bailarín, cantante, actriz o actor... Si llegas a determinada edad y aún no has conseguido nada significativo como artista, la presión por parte de los padres para conseguir "un trabajo de verdad" no tarda en llegar (y ya ni hablemos de los padres que no apoyan tus sueños, que por suerte no ha sido mi caso).

"No puedes quedarte esperando en casa mientras mandas tus dibujos a las editoriales".

"Tendrás que conseguir un trabajillo para mientras tanto, ya sabes... Hasta que encuentres algo de lo tuyo."

¿A cuántos os son familiares estas frases y esta situación? Como ilustradora autodidacta con la autoestima por los suelos, sin estudios superiores, y con un complejo gigantesco a causa de mi incapacidad para encontrar empleo, era de esperar que llegaría a esta edad sin demasiados logros a mis espaldas. Para colmo, el proyecto que mencioné en esta entrada para el cual estuve trabajando y que podía convertirse en la clave para irme a trabajar a los Estados Unidos quedó en nada (al menos me están pagando lo que me deben...).

Pero no todo podían ser malas noticias, ¿o sí? Pues mi ardua búsqueda dio sus frutos, aunque malamente, y encontré un trabajo en el que apenas llevo dos meses. ¡Y además estoy estudiando otro curso! Qué aplicada soy, ¿a que sí? ¿Pero a coste de qué? Ahora no tengo tiempo ni para ducharme apenas...

Aún así, quiero retomar este blog y mantenerlo activo. Quiero y debo hacerlo, como aspirante a ilustradora y escritora profesional. Tengo muchos pensamientos y experiencias que compartir, y sé que por poco tiempo libre del que disponga, si de verdad deseo cumplir mi sueño, debo esforzarme en mantenerme activa. Cualquier avance, por pequeño que sea, ¡es significativo!

De hecho, también me he abierto una cuenta de Twitter que va a estar estrechamente relacionada con este blog, y otra nueva cuenta de DeviantArt en la que sólo voy a compartir contenido original. Me he dado cuenta de que estar presente en estas páginas es un requisito casi imprescindible para cualquier artista... ¡Así que publicaré los links en una de las próximas entradas!

Por último pero no menos importante, en lo que sí que he estado trabajando más últimamente es en mi libro, Entre dos mundos – El Príncipe maldito, al cual estoy echando una última revisión antes de atreverme a mandarlo a las editoriales. Más concretamente, ahora estoy trabajando en la propuesta editorial, la cual espero no tardar demasiado en terminar. ¡Dedicaré bastantes entradas a hablar de mi libro, así que estad atentos!

No puedo prometer subir muchas entradas, ya que sólo tengo las tardes de los miércoles y los jueves libres, pero por el momento me propondré escribir una entrada al mes. Voy a ponerme seria. La vida adulta será mi peor enemigo, ¡pero no pienso permitir que me impida cumplir mi sueño!



Muchas gracias a los que seguís ahí y a quienes llegaréis a partir de este momento ♥

martes, 1 de marzo de 2016

Artistas, no os obsesionéis con vuestros errores

¡Hola, colegas artistas!

Aquí ando, vuelta a la carga con el blog. Hoy voy a tratar un tema que nos trae de cabeza a todos más de lo que debería hacerlo. Y sí, me he incluido porque, aunque sé de qué manera hay que sobrellevar esta preocupación, a mí también me afecta y dejo que me coma la cabeza con más frecuencia de la que me gustaría admitir...

Sí, estoy hablando de nuestros propios errores, los que cometemos al dibujar, escribir, componer, diseñar... Esos pequeños energúmenos que nos empujan a arrugar un dibujo y tirarlo a la basura, que nos hacen avergonzarnos de nuestro propio trabajo, ¡que nos impiden mostrar nuestras creaciones con orgullo! Ahora, permitidme dejar caer sobre la mesa una aplastante verdad: nuestros errores no son tan importantes. No merecen una porción tan extensa de nuestro desasosiego. ¿Por qué? Para empezar, porque son nuestros. Dependen de nosotros, no de otros. ¡Podemos controlarlos!

¿Ha aflojado esta revelación el nudo en vuestro pecho? ¿No? Bueno, no os preocupéis, que yo me encargaré de que eso haya cambiado cuando lleguemos al final de la entrada...

He visto a tantos artistas rendirse porque se sentían abrumados ante sus propios errores... ¡Me entran ganas de llorar! La primera consecuencia que les atribuimos a nuestros errores es el escaso alcance que nuestras obras obtienen. Todos deseamos conseguir cientos de follows/likes/favs/comentarios al instante de publicar un trabajo en Internet, y cuando no lo conseguimos, lo atribuimos a nuestros errores (lo cual puede ser y puede NO ser cierto), nos frustramos, y en muchos casos, tiramos la toalla.


¡Y no! ¡Esa no es la actitud que hay que adoptar! Dejando de lado que nuestros errores no son lo único en lo que tenemos que trabajar para atraer más público (también están la forma y la frecuencia con las que nos anunciamos, y en qué lugares lo hacemos), si de verdad queremos mejorar, deberemos esforzarnos mucho. Lamentarnos y sentarnos a pensar en todo lo que hacemos mal no nos ayudará en absoluto, de hecho, sólo nos perjudicará. Y esto creará un bucle: al ser incapaces de dibujar por miedo a cometer errores, no dibujamos, lo cual nos hará sentirnos culpables por llevar X tiempo sin dibujar, y dicho sentimiento de culpabilidad sólo agravará nuestras preocupaciones y distorsionará la manera en que vemos nuestro trabajo.

¿Os he ayudado a adoptar una postura más positiva, o al menos a comprender la importancia de hacerlo? ¿Ya estáis resueltos a esforzaros por pulir esos pequeños errores que cometéis en vuestros dibujos? ¡Bien! Pero esto nos lleva al siguiente punto...

La búsqueda de la perfección produce monstruos. ¡No leeréis frase más cierta! Y es que está bien que queráis trabajar en vuestros puntos débiles, de hecho, es lo recomendable por muy bueno que ya seas (o te creas), pero nunca, JAMÁS os obsesionéis con la perfección. Todos sabemos que la perfección no existe, y este hecho es aún más indiscutible si cabe cuando se aplica al arte. A partir de aquí, vamos a diferenciar los errores en dos tipos:

· Errores básicos: raramente relativos, pues con ellos nos referimos a fallos en la anatomía, en las proporciones, en el coloreado, o en la composición. Para decirlo de manera un poco basta, los errores que nos sirven para darnos cuenta a simple vista de que una ilustración deja bastante que desear. A continuación, unos cuantos ejemplos...

¿Anatomía femenina? ¿Qué eso? ¿Músculos? ¿Cómo funcionan? ¡¿Y esa carita?!

· Errores subjetivos: los que dependen del juicio y del gusto personal de cada uno. No son indicadores de las capacidades del artista, y no merma la calidad de una ilustración. Aquí no pondré ejemplos porque lo que a mí me parece un error no tiene por qué parecérselo a todo el mundo.

Y sí, he escogido trabajos de artistas profesionales como ejemplos de errores básicos a propósito (y con "profesionales" me refiero a "que ganan dinero y viven del arte"). ¡Y ahí están, viendo sus trabajos publicados por editoriales importantes! ¡Pa' que veáis!


...Luego está la situación en la que nosotros, orgullosísimos de un dibujo que acabamos de terminar, vemos toda nuestra satisfacción desparramada sobre el suelo cuando alguien nos señala un error del que no nos habíamos percatado. Es doloroso, casi humillante. ¿Pero por qué ocurre? Fácil: porque, cuando llevamos mucho tiempo seguido mirando algo (en este caso, una obra en la que estamos trabajando) perdemos la noción de lo que estamos haciendo. Es como si nos "cegara". Por eso, se recomienda tomarse descansos durante la creación de una obra, a ser posible de varias horas, o incluso días. Cuando nos pongamos de nuevo a trabajar, ¡tendremos la mente más fresca y podremos detectar cualquier fallo que hayamos cometido!

Las críticas son dolorosas, sí, pero siempre necesarias. Y esto depende mucho del tipo de errores que los demás encuentren en nuestros dibujos, pero algo que hay que tener muy en cuenta es que las críticas no significan que nuestros dibujos sean malos. Sé que suena simple, hasta estúpido, pero es el primer pensamiento que acude a la mente de muchos artistas al recibir una crítica, así que lo dejo escrito aquí para que quede constancia. Además, como ya dije antes, nuestros errores son cosa nuestra, así que a fin de cuentas, nosotros decidimos qué acciones llevaremos a cabo tras recibir una crítica. Aún así, permitidme insistir: si queréis mejorar de continuo, siempre deberéis estar abiertos a las críticas.


Porque, lo queramos o no, el mundo del arte es duro. Y yo estoy aquí para ayudaros, pero tal cometido requiere también haceros ver que, como artistas, siempre estaremos expuestos a críticas, y que por más que lo intentemos, nunca alcanzaremos la perfección. Pero, para no acabar con un sabor agridulce (ya que prometí que llegaríais al final de esta entrada más animados que al principio)...

¡Atención! ¡Es posible que tus errores no estropeen tus dibujos tanto como a ti pueda parecértelo! ¿Habéis visto los garrafales errores de anatomía que los artistas profesionales que he puesto antes han cometido? Sí, dan ganas de enviarlos de cabeza a una clase de anatomía, y a mí personalmente no me gustan sus trabajos a causa de eso... ¡Pero a cientos de miles de personas, sí! Además, también hay que admitir que tienen un buen estilo de coloreado y de dibujo... Lo que vengo a decir es que, incluso aunque hayas cometido un "error básico", tu nueva obra no tiene por qué estar mal.

♥ ¡Y lo que es más! ¡Lo más probable es que casi nadie se percate de TODOS los fallos en tus dibujos! Sobre todo, si son errores subjetivos, ya que estos están sujetos al gusto personal de la audiencia, y cualquier peculiaridad que tengamos en nuestro estilo de anatomía o de coloreado puede no gustarle a alguna(s) persona(s). Si los únicos fallos que le sacan a tu dibujo son subjetivos, felicidades, ¡porque lo más probable es que seas un artista genial! ¡Y espero que pronto consigas el reconocimiento que mereces!


♥ Cuando acabamos un dibujo, tendemos a compararlo con la imagen que teníamos en la cabeza, usualmente distinta del producto final. Pues bien: el público no tiene acceso a esa imagen. El público no sabe "cómo debería haber quedado el dibujo". El público no tiene con qué comparar tu producto final porque no sabe lo que tenías en mente.

♥ Siguiendo en esta línea, tú has sido testigo de todas tus obras, desde las ilustraciones más impresionantes hasta los bocetos más cutres. ¡Pues lo mismo les ocurre a todos los dibujantes, incluso a los más talentosos! Si alguna vez has tenido que tirar un dibujo a la papelera, que sepas que no estás solo (y aprovecho para decir que, dentro de poco, dedicaré una entrada entera al tema de compararse con otros artistas).

No te avergüences de tus errores. Incluso aunque sí se dé el caso de que arruinen tu trabajo, al menos aprenderás de ellos, ¡y eso ya cuenta!




Vaya... Esta entrada ha acabado quedándome más larga de lo que me habría gustado. Siempre me emociono cuando hablo de estos asuntos... ¡Pero es que es muy importante para mí! ¡Así que espero de corazón que os haya ayudado, y que ahora estéis más inspirados! Recordad: no se mejora de la noche a la mañana. ¡Sed constantes! Sed críticos con vosotros mismo, ¡pero lo justo! ¡Mantened una actitud positiva! ¡¡Vosotros podéis!!


¡El dibujo perfecto no es algo a lo que tengáis que esperar! ¡Es algo que tenéis que HACER!
(Pero tened siempre en cuenta que la perfección ABSOLUTA no existe)




Por cierto, en caso de que alguien esté pensando "¡Qué fácil es hablar cuando no eres tú la que tiene ese problema!", que sepáis que llevo arrastrando un bloqueo artístico desde hace más de un año porque mis propios errores me ATERRORIZAN. No sólo he escrito esta entrada para ayudar a los demás, sino también a mí misma. Es como una especie de terapia...

lunes, 15 de febrero de 2016

¡Vuelta a las andadas!

¡Hola, hola, holaaa!
Lamento muchísimo mi repentina desaparición. La verdad es que después de año y medio no hay excusas que valgan, pero aún así comunicaré que empecé a trabajar para una empresa estadounidense y que he estado tan liada que no me ha sobrado tiempo para dedicárselo a este blog (por faltarme, me ha faltado tiempo hasta para trabajar en mi libro y en ilustraciones personales...).

¡Pero he decidido no abandonar y volver a las andadas! Después de un alentador correo que recibí hace un par de meses felicitándome por el blog, me he dado cuenta de que tiene potencial. Tal vez no para ser nacionalmente conocido, pero sí para convertirse en un espacio amigable y útil para artistas independientes como yo.

No prometo ser constante, porque lo que tiene esto de la ilustración es que puedes tirarte un par de semanas sin nada que hacer, y luego pasarte otras tres sin levantar el culo de la silla, ¡pero haré todo lo posible para actualizar al menos una vez cada dos semanas!

Tengo ya varias entradas planeadas, así que publicaré la primera de ellas en unos días. Por desgracia, no voy a poder publicar ningún "Cómo se hizo" próximamente, ya que todos los encargos pendientes que tengo por ahora son pornográficos (y dudo que me dejen subir eso aquí), y tampoco tengo permitido publicar ningún WIP de mi trabajo oficial.

Y ya que estoy, hablaré un poco de lo que estoy haciendo ahora. La empresa para la que estoy trabajando es Vanishing City Games, y acabamos de terminar nuestro primer proyecto, un juego de mesa muy mono llamado Puppy Dogs from Space (¡haceos fans en Facebook!). Mi intención es conseguir una green card para poder irme a trabajar a Estados Unidos en un futuro esperemos no muy lejano.

Bueno, no me enrollo más y me pongo a trabajar en lo verdaderamente importante, las próximas entradas del blog. ¡Esperemos que este nuevo comienzo sea el definitivo, y que suponga el inicio de una carrera hacia el éxito de este blog!

lunes, 28 de julio de 2014

Mi trabajo no llama la atención, ¿significa eso que es malo?

¡Hola a todos!

Ya de vuelta de unas relajantes vacaciones, tengo unos cuantos dibujos preparados para ser terminados. Así que, mientras tanto, me apetece compartir un texto que he escrito expresamente para vosotros, los artistas. Este escrito lo publiqué originalmente en mi Tumblr (en inglés) y he decidido traducirlo al español y, de paso, expandirlo un poquito más.


Como ya es bien sabido, los artistas disfrutamos de una mayor difusión y alcance gracias a Internet (ya sea mediante redes sociales, webs para artistas tales como deviantART o Tumblr y multitud de páginas más), ¡o eso dicen! ¿A quién no le ha pasado que ha compartido sus dibujos online y ha quedado decepcionado con las pocas atenciones que ha captado? Si alguna vez te has sentido así, ¡aquí estoy yo para subirte el ánimo! O al menos para intentarlo, vaya.


A menos que tengas una base extensa de "fans" ya establecida, la clave para que tu arte capte atenciones online depende mucho de la suerte: pillar a más o menos gente conectada o navegando por el portal/página de inicio, que tus contactos no estén vagos y les dé pereza comprobar las nuevas actualizaciones... También puede ser que el dibujo/escrito/fotografía que acabas de subir no sea del gusto de tus seguidores actuales, lo cual no significa que tu nuevo trabajo sea feo, ¡el arte es muy subjetivo! Lo que vengo a decir con todo esto es que el hecho de que nuestras pequeñas obras maestras no tengan mucho tirón no tiene que significar necesariamente que sean feas.


Tengamos en cuenta también otro punto y es que en Internet, como en todos lados, siempre ocurre lo mismo: están los cuatro que destacan más que nadie y los demás tienen que buscarse la vida. Si frecuentas deviantART o Tumblr, habrá un pequeño puñado de nombres que te sepas de memoria porque los ves por todas partes, prácticamente te los restriegan por la cara: son promocionados por cada esquina de la página e invaden tu apartado de "recomendaciones". ¿Y los demás? Los demás nos tenemos que buscar la vida, así de simple.


Desafortunadamente, no puedo daros el secreto para volverse popular en Internet, puesto que yo misma soy una usuaria poco conocida en las redes antes mencionadas. Sólo puedo deciros que, para bien o para mal, el mundo artístico es muy competitivo y que, en numerosas ocasiones, no vale sólo el talento, también hay que anunciarse en el mayor número de páginas posibles (si sientes que estás siendo pesado, ni caso, tú sigue) y, en general, darte a conocer y ser muy, muy activo. Todo esto sin olvidar que, aunque amplio, Internet es un lugar que peca de elitista y en el que habitan personas con gustos muy distintos. Pero, ante todo, que quede claro que el hecho de que tus trabajos no capten la atención no tiene que significar que sean malos.


Así que, queridos compañeros artistas, ¡SEGUID DIBUJANDO! ¡Seguid dibujando hasta que os volváis tan buenos que los demás lamentarán no haberos descubierto antes!

miércoles, 2 de julio de 2014

Cómo se hizo: Kanna Mizuhara

¡Hola a todos!

Pues después de un tiempo preguntándome de qué hablar en mi primera entrada, he decidido decantarme por un "Cómo se hizo". Los Cómo se hizo van a ser pequeños espacios que tratarán sobre mis aventuras con las ilustraciones (no lo haré con todos, todos mis dibujos, iré eligiendo al azar). Así pues, ¡comencemos!

Mi última obra es un encargo realizado para una clienta de Manchester. Me pidió que dibujara a la protagonista de una historia en la que está trabajando, Kanna (aquí podéis encontrar su hoja de referencia). Como podéis ver, es un personaje pálido y delgado y, en caso de que os dé pereza leer/no sepáis inglés, es criada por un jefe bandido, por lo que acaba convirtiéndose en una escurridiza ladronzuela.

La idea era dibujar algo parecido a un pin-up pero centrándome en otros aspectos de la mujer que no fueran su belleza/sensualidad. Una clara imagen se dibujó en seguida en mi cabeza y me permitió crear este boceto:
A simple vista, parece un dibujo sencillo. El diseño es fácil y la pose no es muy compleja. De hecho, los colores base son aplicados en cuestión de minutos. Normalmente suelo hacer el fondo antes de disponerme a sombrear, pero esta vez quise ponerme rápido con el personaje. Mi estilo está en continuo desarrollo y en la actualidad, sigo intentando alejarme de mis raíces manga (casi todos los dibujantes hemos tenido una etapa manga, ya hablaré de eso en otra entrada) y procuro acostumbrarme a no usar contornos, pues ello le agrega un toque profesional a las ilustraciones.

Me gusta (o me gustaría) poder definir mi estilo como semirrealista/fantástico. Después de sombrear por completo el pelo, la capa y los cinturones, hago un pantallazo de cómo me está quedando el estómago:

Cabe destacar que los dibujos los hago en un portátil (recién adquirido) y el resto de actividades las llevo a cabo en un ordenador de sobremesa (el cual tiene ocho años). ¿Qué significa esto? Sí, queridos míos... ¡Diferencias de color! Al pasar este screenshot a mi PC de sobremesa, casi muero de espanto. La capa se veía gris, y no azulada, y el top gris se veía negro. Me tocó cambiarle los valores en el portátil, ¡qué remedio!

Aunque me gusta meter muchas sombras para crear profundidad, tampoco quiero que un personaje de cabello claro parezca que lo tiene negro, así que hice otro pantallazo del pelo. Tal como esperaba, se veía muy oscuro...
...Así que lo suavicé un poco más. Opté por dejarlo así ya que aún no había aplicado los brillos.
Seguí mi camino sombreando hasta llegar a mi parte la favorita: la piel. Aunque Kanna es una chica delgada, ser ladrona implica cierto ejercicio físico, motivo por el cual decidí insinuar sus músculos en su estómago y, sobre todo, en sus piernas. Como es un personaje bastante pálido, tuve que andarme con cuidado para que su piel no se viese muy oscura. ¡Nada menos que cuatro screenshots tuve que pasar del portátil al ordenador grande hasta quedarme a gusto con los tonos! (Pero os dejo el primero y el último, para no saturar.)
Es sutil, lo sé, pero se nota. Después de eso, terminé de sombrear la piel y me pasé al resto de elementos, los cuales resultaron un poco más fáciles. Cuando terminé con Kanna, hice otro pantallazo centrándome en su piel para cerciorarme de que se veía bien antes de pasarme con el fondo.
De ese modo, empecé con el fondo. Muchos artistas temen hacer el fondo, ¡pero a mí me encanta! He mejorado mucho desde que me tomo mi tiempo y esfuerzo con los fondos. Lo primero fueron el jarrón dorado y las plantas (que llevaron más tiempo del que os podéis imaginar). Tras terminar de sombrear parte de la superficie metálica sobre la que Kanna está sentada, hice otro pantallazo para asegurarme de que no se veía demasiado oscura.
Por primera vez, no tuve que hacer ningún retoque, ¡me gustaba así! El efecto de óxido que le di con Photoshop se ve chulo, ¿verdad? A partir de este momento, todo era cuesta abajo. Agregué sombras y grietas combinando las herramientas water y marker, así como brillos y alguna corrección. ¡El fondo de ladrillo fue lo peor! Quise hacer los ladrillos uno a uno, ¡y ni que decir que fue un esfuerzo inmenso! Pero me gustó bastante cómo acabó quedando. Le di un ligero efecto de luz matutina en el Photoshop y...

¡Tachán! ¡Ya tenemos el dibujo terminado! Tras un total de unos veinte días (trabajando algunos más que otros), pude entregarle este pedazo de dibujo a mi clienta. Sé que aún tengo mucho que mejorar respecto al realismo y el sombreado, pero tengo que decir que estoy muy satisfecha del resultado:

¡Y esto es todo! ¡Muchas gracias por leer! A continuación, colocaré los enlaces de las páginas a las que he subido esta ilustración. ¡No olvidéis de añadir a favoritos y/o rebloggear si tenéis cuenta en alguna de dichas páginas! ♥

miércoles, 14 de mayo de 2014

¡Calentando motores!

¡Hola a todos!


Abrí este blog hace un par de meses con la intención de compartir con el mundo mis experiencias tanto como dibujante como escritora pero, entre unas cosas y otras, no me he decidido a empezar.

Primero, me presentaré: me llamo Jessica, tengo veintidós años y vivo en Alcorcón. Mi sueño de convertirme en dibujante despertó a mi tierna edad de cuatro años, y no tardé mucho más en comenzar a inventar mis propias historias y personajes. Sin embargo, esto último no lo tomé con suficiente seriedad hasta que cumplí los doce. Me caracterizo por tener una imaginación desbordante, quizá potenciada por todos estos años de dibujo y escritura, y considero estas dos aficiones algo mucho más importante: son mis pasiones y ansío poder decir que vivo de ellas.

Soy una persona peculiar, de carácter tímido pero a la que le gusta conversar de temas interesantes; me abro con facilidad una vez que te has ganado mi confianza. En ocasiones, peco de ser algo controvertida pero, ante todo, me gusta tratar a la gente con respeto.

En lo referente a lo profesional, voy adquiriendo experiencia: he trabajado haciendo ilustraciones para un proyecto, el cual verá la luz a lo largo de este año; mientras tanto, no puredo hablar de él, ¡pero estoy segura de que os va a encantar! También soy la encargada de dibujar las viñetas para la historieta El pequeño Quijote, escrita por Juan de Argaño, autor para el cual he hecho bastantes pedidos, de los cuales el mejor es la portada de su último libro, Alonso, explorador de libros, la cual podéis ver aquí; y he realizado numerosos encargos para clientes. En la actualidad, además de los trabajos comentados, continúo ampliando mi portfolio para darme a conocer en el mundo editorial.
En lo que se refiere a la escritura, gané dos concursos escolares y me dedico a trabajar en Entre dos mundos, ¡una apasionante saga de cinco libros que incluyen inmensas dosis de magia y aventuras!

Así pues, os doy la bienvenida a mi humilde blog, en el cual compartiré mis pequeñas experiencias como artista, algún consejillo que otro en lo referente al dibujo o a la escritura –también publicaré alguna que otra muestra de mi trabajo– y trataré de dar a conocer mis obras.


Un beso para todos,
Jessica